La unicidad o singularidad de Cristo

1 Pedro 1.9-13