Los pensamientos de Dios y los nuestros

Isaías 55.8-9