Miremos al Señor Jesucristo

2 Corintios 3.18