Por qué debemos dejar de amar al mundo

1 Juan 2.15