Por qué la ley

Gálatas 3:15-25