Un temor necesario

Lucas 18.2